lunes, 5 de julio de 2010

KAFTA



Hoy os propongo una receta árabe muy sencilla de hacer y baja en calorías, ideal para los que hacen régimen. Ahora que mi marido está a dieta la suelo hacer para variar las carnes a la plancha, lo único es que a él le quito las patatas fritas y los piñones. Es un plato completo ya que la carne se acompaña con arroz.

La foto no hace justicia al guiso que tiene un sabor y una textura muy agradable, e incluso sorprendente si metemos en la boca un poco de todo a la vez.

No tenía pensado publicar esta entrada, pero Helena me pidió ayer la receta y aquí estamos con un guiso árabe, plato único, que nos hará más fácil el cocinar este verano para irnos rápidamente a la playa pues en unos treinta minutos está hecha.

La receta está publicada en la colección Sabores del Mundo de la editorial Sol 90 que fue distribuída por el Diario de Navarra hace unos cuantos años.



NECESITAMOS:

- 750 gr. de carne picada de ternera o de cordero.

- Ocho ramas de perejil, sino lo tenemos fresco podemos poner del de tarro.

- Ocho ramas de cilantro.

- Dos cebollas medianas.

- Sal y pimienta al gusto.

- Dos cucharaditas de ras el hanout(una especia árabe), sino tenéispodeis poner una cucharita de curry con una pizca de pimienta molida.
- Cuatro cucharadas de aceite de oliva y aceite suficiente para freir.
- Una cucharada de manequilla.
- Un limón.
- 200 gr. de tomate natural triturado, yo pongo una lata de 400gr.
- Dos patatas grandes.
- Cuatro tomates maduros pero firmes.
- 50 gr. de piñones.
- Arroz blanco para acompañar. Cada uno la receta que más le guste.
LO HACEMOS:
Picamos finamente las hojas del cilantro, el perejil y las dos cebollas.
En un bol hondo mezclamos la carne picada con el cilantro, el perejil y la cebolla. Sazonamos y agregamos las especias. Mezclamos. Añadimos dos cucharadas de aceite y volvemos a mezclar.
Derretimos la mantequilla y pintamos con ella una fuente que pueda meterse en el horno.
Disponemos la carne en la fuente procurando dejarla de un grosor de unos 2 cm. No es necesario que la carne quede completamente lisa.
Introducimos en el horno durante unos 20 minutos a 180º-200º.
Mientras la carne se hace, exprimimos el limón, vertemos el tomate en un cazo junto con el zumo del limón, dos cucharadas de aceite, sal y pimienta negra. Lo dejamos hacer a fuego medio durante unos 8 minutos, con cuidado de que no se queme. Lo reservamos.
Pelamos las dos patatas y las cortamos en rodajas de aproximadamente 1 cm. de grosor. Las freímos a fuego medio con abundante aceite. Cuando se doren las sacamos de la sartén y las ponemos sobre un papel absorbente. Reservamos.
Partimos los tomates en rodajas de aproximadamente 1 cm.
Pasados los 20 minutos sacamos la carne del horno y repartimos sobre ella las patatas y sobre las patatas las rodajas de tomate procurando que quede sobre cada patata una rodaja de tomate. A continuación vertemos la salsa de tomate sobre el conjunto, adornamos con los piñones y volvemos a meter la fuente en el horno unos 10-12 minutos a la misma temperatura.
Pasado este tiempo o cuando estén dorados los piñones retiramos la fuente del horno y servimos la carne en platos individuales acompañada con el arroz.
Espero que os animéis. Está riquísiiiiimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada