lunes, 24 de diciembre de 2012

FELIZ NAVIDAD



"Preparad, preparad el camino 
que llega el Señor,
enderezad los senderos, 
allanad las montañas,
rellenad los barrancos, 
que llega muy pronto el Hijo de Dios..."


Que paséis unas Felices Fiestas y que el año próximo sea venturoso en aquellas cosas que no se ven y que son las que más necesitamos.

Un beso enorme a tod@s.

jueves, 20 de diciembre de 2012

HOJALDRES CON JAMÓN, QUESO AZUL Y NUECES



Me ha pasado una cosa muy curiosa, que no se si os habrá ocurrido a vosotros. Después de muchos días sin publicar entré en el blog y me encuentro con un mensaje de Google en el que me dicen que soy menor de catorce años, ¡qué majos! y que me han bloqueado la cuenta con Blogger.
Tras asumir la noticia, tanto del rejuvenecimiento como del bloqueo, me entró la angustia. ¡Y si lo he perdido para siempre!. ¡De dónde saco una fotocopia electrónica del DNI!
Os podéis imaginar el cuadro. Menos mal que tengo un marido que vale su peso en oro y es un as de todas estas cosas informáticas y se ha encargado de ponerme el blog otra vez a funcionar.

La receta de hoy es para quedar muy bien con poco trabajo. Así que si estas fiestas necesitáis algo rápido y de resultados excelentes esta es vuestra receta.


NECESITAMOS: (podemos variar las cantidades a nuestro gusto).

- Una placa de hojaldre fresco (salen unos doce)
-  9 lonchas de jamón de york un poco gruesas.
-  100 gr. de queso azul.
- 10 nueces.


LO HACEMOS:

Precalentamos el horno tal cual nos dice el envase del hojaldre.
Estiramos la placa de hojaldre y sobre ella disponemos el jamón, dejando sin cubrir un trocito  en el borde derecho.
Sobre el jamón esparcimos el queso desmenuzado y las nueces peladas y partidas en trozos.
Enrollamos la placa de izquierda a derecha para que no se nos salga el relleno.
Metemos el rollo de hojaldre unos minutos en el frigorífico para que se endurezca un poco y con un cuchillo afilado lo partimos en porciones.
Disponemos las porciones en la placa del horno sobre el papel que trae el hojaldre. Bajamos la temperatura del horno y las metemos entre veinte y veinticinco minutos, o hasta que el hojaldre esté dorado.

La cocina olerá de escándalo y deseareis que se enfríe para probarlo. ¿Sabréis esperar?

viernes, 16 de noviembre de 2012

ENSALADA DE ENDIVIAS Y QUESO PICÓN DE TRESVISO



Esta ensalada llevaba mucho tiempo entre las fotos y lo cierto es que el contraste de sabores hace de ella un plato de diez.

Hace mucho tiempo, creo que aún vivíamos en Pamplona, una amigo le regaló a mi marido un montón de fichas de cocina que había estado guardando. No se si a alguno de los cántabros os suenan. Las daba El Diario Montañés en colaboración con Caja Cantabria y la colección se llamaba Comer en Cantabria.

En dichas fichas se recopilaba lo mejor de lo mejor de los restaurantes de prestigio de la región. Hay platos exquisitos como el filete de lenguado relleno de angulas y gambas frescas en costra de hojaldre, que si bien cuesta prepararlo, una vez que lo metes en la boca se te olvida todo el trabajo. Los piquillos rellenos de bacalao, la lubina al horno con setas y tomillo a la pimienta verde...y no sigo que me está entrando un hambre descomunal.

A esta colección pertenece esta ensalada que fue el entrante de una cena de aniversario hace un par de años.
El restaurante que la prepara es La Posada del Sauce de Liérganes. No se si este lugar existirá todavía, con el paso de los años hay lugares que cierran y otros que abren sus puertas. 


NECESITAMOS:

- Una endivia.
- Un trozo de queso picón (yo puse uno más suave que el de Tresviso)
- Un puñado de pasas de Corinto.
- Dos cucharadas de aceite de oliva virgen.
- Una cucharada de vinagre de Jerez.
- Sal.
- Lechuga y tomate para adornar.


LO HACEMOS:

En el centro de un plato colocamos la lechuga y el tomate. A su alrededor disponemos las hojas de las endivias formando un círculo. Sobre cada hoja de endivia ponemos un trozo de queso y dos o tres pasas.

Emulsionamos el aceite, el vinagre y la sal.

Aliñamos y servimos enseguida para que no se estropeen las endivias.




martes, 6 de noviembre de 2012

ZAKUSKI




Zakuski es una palabra rusa que quiere decir entremés, y este fue uno de los platos que probaron Esther y  Javier el día que preparé cena rusa.

En una mesa rusa los zakuski son plato obligado ya que no sólo abren el apetito sino que sin ellos no entienden el hecho de comer. Si bien es cierto que los días de labor es bastante difícil preparar estos deliciosos platos, los días de fiesta o cuando hay invitados son los protagonistas de una buena mesa.

Hasta el siglo XIX, los zakuski eran un simple acompañamiento de algo, como un vasito de vodka (pepinillo encurtido), una medicina amarga (un poquito de azúcar) o un plato de carne (el pan). 

Con el tiempo y sobre todo con la entrada de platos de otros países, el zakuski se enriqueció habiéndoles fríos y calientes, encurtidos o macerados, en salazón, cocidos, ahumados o secos. Los hay de pescado, sobre todo esturión, salmón y caviar; en gelatina como los pies de cerdo o el aspic de esturión. De carne con jamón, lomo y lengua cocida. Y de huevos rellenos, como el que aparece en la foto.

La receta es del libro Culinaria Rusia de la editorial h.f.ullmann.


NECESITAMOS (para doce zakuski):

- Seis huevos cocidos.
- Tres cucharadas de mayonesa.
- Una cucharada de mostaza (yo pongo un poco más).
- Tres pepinillos encurtidos pequeños muy picados.
- Dos cucharadas de cebolleta muy picada.
- Sal y pimienta.
- Alcaparras, pimiento rojo, un trozo de pepinillo.... para adornar.


LO HACEMOS:

Se parten los huevos y se parten en dos a lo largo. Sacamos la yema con mucho cuidado y la chafamos.

Mezclamos la yema con el resto de los ingredientes y rellenamos los huevos.

Adornamos con las alcaparras o el pimiento.

No os perdáis la sensación que nos ofrece el masticar el pepinillo con la cebolleta, ambos crujen y cuanto menos es peculiar, de sabor sorprendentes.



lunes, 29 de octubre de 2012

SCAMPIS A LA PARRILLA AL ESTILO DEL PUERTO VIEJO DEL PIREO




Tras este nombre tan largo hay un plato riquísimo y sin demasiadas complicaciones. Todo un lujo que nos llega desde Grecia y que tuve que tunear un poquito por que me faltaba alguno de los ingredientes, la salsa bearnesa y las aceitunas negras. Por lo demás, esta preparado tal cual  como dice Gilbert Wenzler en su libro La cocina griega de la editorial Susaeta.

Los scampis no son otra cosa que nuestras queridas gambas, que no se aprecian en la foto por que van bien protegidas bajo el jamón. El sabor de los langostinos, el jamón y la pasta no os lo podéis ni imaginar, hay que probarlo y para ello aquí os dejo la receta...


NECESITAMOS (para cuatro personas):

- 16 scampis (gambas grandes).
- 4 lonchas de jamón.
- 2 cucharadas soperas de aceite.
- El zumo de 1/2 limón.
- 30 gr. de pimiento rojo en juliana.
- 30 gr. de mantequilla.
- 4 aceitunas rellenas cortadas (como la receta no dice nada yo las puse de anchoa).
- 25 gr. de maíz cocido.
- 4 aceitunas negras cortadas (yo no tenía no las puse).
- 250 gr. de tallarines.
- 1,5 dl. de salsa bearnesa (como no tenía usé mayonesa).
- 5 cl. de nata batida.
- Sal, pimienta.



LO HACEMOS:

Pelamos las gambas y las salpimentamos. Las dejamos durante dos horas metidas en el aceite y el zumo de limón. Pasado este tiempo las escurrimos y las envolvemos en las lonchas de jamón. Las hacemos a la plancha durante unos minutos.

En una sartén rehogamos con la mantequilla los pimientos rojos, las aceitunas y el maíz.

Cocemos los tallarines y los mezclamos con la salsa bearnesa y la nata batida, en mi caso con la nata y la mayonesa.

Colocamos los tallarines en la fuente donde vamos a servirlos. Sobre ellos disponemos los scampi y adornamos el plato con el maíz, el pimiento y las aceitunas.

lunes, 22 de octubre de 2012

QUESADA



No suelo hacer muchas quesada, pero cuando viene Carlos a vernos le preparo una para que se la lleve a Belén. 

La receta que uso es de esas que un día, cuando eres joven, alguien te da; la guardas y puedes tenerla en el olvido durante años, pero cuando quieres que tu quesada sea de las buenas empiezas a rebuscar por los libros de cocina, en los cajones, hasta que por fin, te iluminas: "¿donde va a estar la receta si no es en el libro de cocina cántabra!". Vas hacia allí cruzando los dedos, y en los postres ves salir un papel que no puede ser otra cosa que la dichosa receta.


NECESITAMOS:

- Un yogur  natural o de limón.
- 4 huevos.
- 2 medidas de yogur de azúcar.
- 2 medidas de yogur de harina.
- 4 medidas de yogur de leche entera.
- La ralladura de un limón.
- Canela en polvo.
- 50 gr. de mantequilla.


LO HACEMOS:

Engrasamos un molde que pueda meterse en el horno (yo utilicé un molde desmoldable de 26 cm).

Precalentamos el horno a 200º.


Batimos bien los huevos y los mezclamos con el azúcar, el yogur y la harina. Cuando tengamos una masa sin grumos añadimos la leche poco a poco, la mantequilla derretida y la ralladura del limón.

Una vez que esté todo mezclado vertemos la masa en el molde que tenemos preparado y la espolvoreamos con canela.

Ponemos en el horno durante unos 25 minutos a 200º. 

Para saber si está cuajada podemos pincharla con una aguja o una brocheta, si sale limpia podemos sacar del horno. La dejamos enfriar y...a comer.

lunes, 15 de octubre de 2012

BOCARTES EN CAZUELA




Esta es una receta que he visto hacer a mi madre millones de veces y que cuando mi hermana y yo éramos niñas siempre recibíamos igual de mal. Es inevitable, el pescado tiene espinas y a los niños no les gustan. Además a esta cazuela hay que añadirle el sabor fuerte que le da el bocarte al pimentón, reforzado por un chorrito de limón que siempre le ponía mi madre y que yo he quitado. Discutamos con los hijos sólo por las espinas.

Por cierto, en mi tierra se llama bocarte a la anchoa.

NECESITAMOS: (para cuatro personas)

- 750 gr. de bocartes. Estos eran del Cantábrico.
-  1 cebolla.
- 2 dientes de ajo.
- 1 cucharita de buen pimentón.
-  Una cuchara rasa de harina.
-  Un vasito de vino blanco.
-  Perejil.
- Un vaso y medio de agua.


LO HACEMOS:

Limpiamos los bocartes y los reservamos.

Picamos finamente la cebolla y los ajos. 

En una cazuela de barro ponemos un chorro generoso de aceite y añadimos la cebolla

Cuando ésta esté transparente incorporamos el ajo y el perejil y dejamos hacer. Ya hecho el ajo añadimos la cucharada de harina y dejamos que tome color, añadimos el pimentón y lo mezclamos rápidamente con la harina para que no se nos queme. Incorporamos el vino blanco y dejamos que pierda el alcohol.

Una vez que el vino haya perdido el alcohol, añadimos medio vaso de agua y mezclamos bien con el vino, el pimentón y la harina. 

Mientras la salsa va tomando cuerpo salamos los bocartes y los disponemos en la cazuela ; agregamos el resto del agua, si vemos que es poca podemos poner algo más.

Movemos la cazuela para que ligue la salsa y bajamos el fuego para que los bocartes tomen el sabor de la salsa.

Dejar la cazuela en la lumbre el tiempo que tarde el pescado en hacerse a vuestro gusto.

Después un buen pan con mucha miga ....y a comer.




domingo, 7 de octubre de 2012

MUSAKÁ


Estas fotos seguro que están sorprendidas de verse POR FIN en el blog. Puede ser que ya tengan un par de años y nunca me decido a publicarlas a pesar de que la musaká es uno de mis platos favoritos.

Durante años he preparado muchas diferentes recetas de musaká hasta que encontré la definitiva, esa que siempre que la cocino el resultado es: ¡qué rico está esto! 

La receta perfecta la encontré en los libros de cocina del periódico El Mundo en su número veintiocho dedicado a Grecia. ¿Cuál es su secreto? Esa patata entre frita y cocida que le sirve de base a la carne y la berenjena y que al partirla no deja que se deshaga.





NECESITAMOS:

- 500 gr. de carne picada de mezcla (cerdo y ternera).
- Unas tres patatas medianas.
- Tres berenjenas, si son grandes dos.
- Una lata pequeña de tomate triturado.
- Una cebolla.
- Un diente de ajo.
- Queso parmesano.
- Aceite.
- Orégano, sal y pimienta.


Para la bechamel  las cantidades varían según la fuente que uséis para presentar la musaká.

- Mantequilla.
- Leche.
- Harina.
- Un huevo.
- Nuez moscada.
- Queso parmesano.


LO HACEMOS:

Cortamos las berenjenas en rodajas, como de medio dedo de gruesas, y las ponemos en un plato o fuente, las salamos y dejamos que expulsen su jugo; secamos y reservamos.

Pelamos y cortamos las patatas a lo largo igual de gruesas que las berenjenas. Freímos las patatas de tal manera que nos queden como cocidas, que al pincharlas con el tenedor cedan pero no estén doradas. Las ponemos en un papel absorbente para que pierdan la grasa.

Freímos las berenjenas y las disponemos sobre un papel absorbente. Reservamos junto con las patatas.

Picamos el ajo y la cebolla finamente y pochamos en la sartén. Cuando estén en su punto añadimos la carne  y la hacemos. Incorporamos el tomate, el orégano, la sal y la pimienta. Dejamos que espese a fuego suave y cuando esté tibia montamos la musaká.

En una fuente que pueda ir al horno disponemos una capa de patatas y sobre ella una de carne, sobre la carne una capa de berenjenas. Pondremos una capa de carne y otra de berenjenas, bien hasta acabar con las berenjenas y la carne, bien hasta que lleguemos al borde de la fuente. 

Debemos acabar con una capa de carne.

Hacemos la bechamel con la leche, la harina y la mantequilla. Cuando espese añadimos el queso al gusto y la apartamos del fuego. 

Una vez tibia la bechamel le añadimos la nuez moscada y un huevo y removemos rápidamente con las varillas para que el huevo no cuaje.

Disponemos la bechamel sobre la musaká , añadimos el queso y la metemos al horno a 180º durante unos cuarenta minutos o hasta que la bechamel se dore, como en la foto.

La musaká se como tibia, así se evita que se rompa al partirla.


miércoles, 19 de septiembre de 2012

PIZZA



Hace mucho tiempo que quiero publicar la receta de la masa que uso para preparar la pizza. No me acababa de decidir por que en mi casa las pizzas nunca son redondas, me salen con cualquier forma menos la redonda.

Preparar esta masa lleva tiempo ya que hay que hacer una masa madre y luego la masa, pero merece la pena. Después de muchos años de prepararla y de usar diferentes levaduras me quedo con la de Levital. Es esa que venden en el supermercado en porciones rectangulares pequeñas y envuelta en un papel amarillo.  El paquete trae dos porciones y la segunda la congelo para otra ocasión; dejándola descongelar a temperatura ambiente, la masa sigue subiendo estupendamente.


La foto de la cabecera es una pizza de champiñones, cebolla, calabacín y jamón serrano y la que corona estas líneas es una pizza con forma de corazón, de bacón y jamón york, que preparé para el comienzo de catequesis del curso pasado. 


NECESITAMOS:

- Una porción de levadura de Levital.
- Agua tibia.
- Medio kilo de harina y tres cucharadas más para la masa madre.
- Una cucharita de café de azúcar.
- Sal.
- Dos buenas manos y dos buenos brazos para amasar.


LO HACEMOS:

Lo primero preparamos la masa madre y para ello necesitamos un bol en el que ponemos la levadura desmenuzada, la cucharita de azúcar, las tres cucharadas de harina y cinco cucharadas de agua tibia.
Amasamos con la punta de los dedos hasta que se forme una bola. En ocasiones y dependiendo de la harina, la bola no acaba de hacerse, no importa. 

Tapamos la masa madre con un trapo limpio y la dejamos reposar durante media hora en un lugar caliente y alejado de corrientes de aire.

Pasada la media hora salamos el medio kilo de harina y formamos con él un volcán en el que pondremos la masa madre y al que iremos añadiendo poco a poco agua mientras vamos amasando.

La cantidad de agua que se necesita varía mucho en relación a la harina que utilicemos. Hay que ir amasando y viendo si se necesita mas agua.

Al final debemos obtener una masa suave y elástica, que no se nos rompa al amasarla. Si vemos que se nos queda dura o se rompe es que le falta agua; debemos ir añadiendo poco a poco más cantidad. Si nos queda una masa sin cuerpo es que hemos añadido demasiada agua y le hace falta más harina, entonces vamos incorporando a nuestra masa poco a poco la harina que sea necesaria.

Dejamos reposar la masa tapada durante una hora en un lugar caliente y sin corrientes de aire. Pasado este tiempo nuestra masa habrá subido más o menos como la de la foto.




Sacamos la masa del bol donde ha reposado y la volvemos a amasar un rato para quitarle el aire y poder trabajar con ella.

Con medio kilo de harina a mi me salen tres pizzas del tamaño de la bandeja del horno. Antes de poner los ingredientes en la masa, unto ésta con aceite de oliva y voy colocando el tomate y el resto de ingredientes. En el caso de la pizza vegetal, la cebolla, el calabacín y los champiñones los puse ya hechos puesto que en mi horno se hace antes la masa que el resto.

Una vez tengáis vuestra pizza al gusto sólo queda el horno a 200º  diez minutos y lista o hasta que la masa esté lista.

sábado, 8 de septiembre de 2012

BONITO CON CEBOLLA CARAMELIZADA




Las vacaciones ya van tocando a su fin. Quedan unos días para que mis hijos comiencen el instituto y poco a poco debemos ir retomando las viejas costumbres, los madrugones y las horas de cocina.


 Para aprovechar los últimos coletazos del verano, nada mejor que una receta rápida y ligera. Sólo necesitamos un buen bonito en conserva, fundamental, y unas cebollas.


NECESITAMOS:

- Un bote de bonito en aceite de oliva.
- Tres cebollas medianas.
- Cuatro cucharadas de aceite de oliva.
- Un vaso de agua.


LO HACEMOS:

Picamos las cebollas como más nos guste.

En una sartén calentamos el aceite y añadimos la cebolla. La damos unas vueltas en la sartén hasta que nos aseguremos que toda ella está impregnada con el aceite y mantenemos a fuego vivo durante cinco minutos cuidando que no se nos queme. 

Es muy importante durante todo el tiempo que tarda en caramelizar vigilar la cebolla para que no se queme y nos estropee el plato.

Pasado este tiempo bajamos el fuego y dejamos hacer la cebolla poco a poco. Cuando se empiece a dorar añadimos un poco de agua a la sartén y se irá formando el caramelo con el azúcar de la propia cebolla.

Añadimos agua un par de veces más y dejarmos que la cebolla tome el color del caramelo y se acabe de pochar a nuestro gusto.

Si la cebolla que hemos usado no desprendiese líquido suficiente para hacer el caramelo, al añadir el agua ponemos un par de cucharadas de azúcar moreno. Nos quedará igual de rica.

Dejamos enfriar la cebolla y la colocamos en una bandeja. Sobre la cebolla colocamos las lascas de bonito y con un buen trozo de pan en la mano podemos lanzarnos ¡¡¡al ataque....!!!

Se puede presentar también en pinchos; ya sabéis un trozo de pan, sobre éste un poco de cebolla y coronando nuestro pincho el bonito....delicioso.

sábado, 28 de julio de 2012

PINCHOS DE JAMÓN SERRANO



Aquí estoy con otro pincho, sencillo como el de la semana anterior. La mayor complicación que tiene es el cortar las esquinas del pan. Por lo demás un jamón rico cortado fino, mantequilla o margarina, pimiento y aceitunas.

El pincho está sacado del mismo libro que la semana anterior.

NECESITAMOS:

- Rebanas de pan de molde, una por pincho.
- Jamón serrano.
- Margarina o mantequilla.
- Pimientos de piquillo.
- Aceitunas verdes o negras, a vuestro gusto.


LO HACEMOS:

Dejamos el pan un par de horas fuera del paquete para que se endurezca un poco.

Pasado este tiempo quitamos la corteza de cada rebanada de pan, la partimos por la mitad y la cortamos las esquinas.

Untamos cada mitad con margarina y rellenamos con el jamón.

Adornamos con un poco de pimiento y una aceituna. Ponemos nuestros pinchos en una bandeja bonita y....¡¡¡A COMER!!!!!

viernes, 20 de julio de 2012

PINCHOS DE SALCHICHA



Si hay algo que me guste tanto como el chocolate son las tapas. Para mi, eso de salir a tomar un vino y que lo alegren con un buen pincho es lo más.

Existen pinchos muy elaborados que hay que preparar con antelación y otros como el de hoy que se hacen en un suspiro y le gustan a todo el mundo.

Para estas flores sólo necesitamos unas salchichas tipo frankfurt, de esas que vienen cinco en el paquete, unas alcaparras, un poco de margarina y de mostaza y pan de molde. Esta vez usé mostaza a la antigua, que son las bolitas que veis en la foto.

La receta la vi en un libro de Aperitivos de la editorial Susaeta.


NECESITAMOS:

- Pan de molde partido en cuartos.
- Salchichas de frankfurt.
- Alcaparras.
- Margarina.
- Mostaza a la antigua.

LO HACEMOS:

Cocemos las salchicas y las troceamos en rebanadas finas.

Mezclamos una cucharada de margarina con dos de mostaza y las trabajamos hasta obtener una crema que untaremos en cada cuarto de pan. Si preferís la crema más suave poned un poco menos de mostaza.

Una vez preparado el pan colocamos la salchicha que hemos rebanado en éste formando una flor.

Finalmente adornamos nuestras flores con una alcaparra.

Rico, bonito y barato, ¿podemos pedir más?...

jueves, 12 de julio de 2012

FIDEOS CHINOS CON LANGOSTINOS y CALAMAR


Este es uno de los platos que más le gusta a mi hija y mi marido, grandes comedores de langostinos y gambas. Da gusto vérselos comer.

Es un plato sin ningún misterio. Lo único que hay que tener es un wok, pero si no disponéis de uno con una cazuela nos vale igual.

La ventaja del wok frente a la cazuela es que al alcanzar el aceite una determinada temperatura no se quema y las verduras, pescados y carnes se hacen en unos minutos. El mío lo compré hace muchos años en la tienda CASA y me costó cinco euros. Creo que es el dinero más rentabilizado, junto con el del batidor eléctrico, de todas las cosas que tengo en la cocina.




NECESITAMOS:

- 250 gr. de fideos de arroz.
- Un tubo de pota partido en trozos.
- Unos langostinos pelados.
- Aceite vegetal (para el wok yo uso de girasol que aguanta muy bien la temperatura y no se quema).


LO HACEMOS:

Cocemos los fideos como dice el paquete, los escurrimos y refrescamos bajo el grifo. Reservamos.

En el wok calentamos unas tres cucharadas de aceite, añadimos la pota y dejamos que se haga.

Cuando esté casi lista incorporamos los langostinos y salamos bien con sal o con un poco de salsa de soja. Si la salsa que utilizamos es oscura, los fideos se quedarán oscuros, igual de ricos pero oscuros.

Cuando tengamos la pota y los langostinos en su punto añadimos poco a poco los fideos y los vamos mezclando con el resto de los ingredientes para que tomen su sabor.

Servimos calientes y si nos apetece con un poco de vino de arroz.

lunes, 2 de julio de 2012

ENSALADA DE FRESAS Y PEPINO





Se que en algunas provincias ya llegó el verano y estáis pasando auténtico calor. Aquí en el nooooorte, nada, que no acaba de llegar y en la fecha que estamos, vamos perdiendo  la esperanza de que llegue en algún momento. Tanto es así, que una servidora no ha comprado ropa de verano, salvo la necesaria para que los niños vayan al campamento, un pijama por barba y unas camisetas.

Pese a esta falta de calor estival, no nos privamos de las ensaladas y esta de pepino y fresones va estupendamente para combatirlo.


NECESITAMOS (para cuatro personas):

- Un pepino mediano.
- 250 gr. de fresones.
- Una lechuga rizada.
- Un limón.
- Vinagre de manzana.
- 2 cucharadas de aceite.
- Sal.
- Pimienta en grano.


LO HACEMOS:

Lavamos el pepino y lo cortamos en rodajas finas con la mandolina y lo salamos.

Lavamos los fresones y los escurrimos.

Mezclamos el aceite, el vinagre, el zumo de limón y la pimienta molida.

Cortamos el limón en trozos pequeños.

Montamos la ensalada disponiendo en el fondo del plato la lechuga, sobre ésta el pepino y sobre el pepino, los fresones. Adornamos con los trozos de limón.

Aliñamos la ensalada con la vinagreta preparada y servimos.

martes, 26 de junio de 2012

ARROZ FRITO CON HUEVO



El otro día me preguntaba Juana que qué tal me fue con los estudios. No era yo la que tenía exámenes si no mis hijos y tengo que decir que nos fue muy, muy bien. Rodrigo no tuvo problemas y a primeros de junio ya estaba de vacaciones. A Vero también le fue estupendamente y ahora está preparando la matrícula para el instituto; si, mi chiquitina se va al instituto y allí habrá que trabajar mucho más si quiere mantener el nivel.


El arroz de hoy es el que acompañó las albóndigas de la entrada anterior. Es un plato fácil y rápido que no os decepcionará ya que tiene un sabor muy agradable y combina extraordinariamente con cualquier tipo de carne.

La receta está sacada del libro Recetas Sabrosas: Cocina China de la editorial Parragón.

NECESITAMOS:
- 150 gr. de arroz.
- 3 huevos batidos.
- 2 cucharadas de aceite vegetal.
- 4 cebolletas picadas.
- 2 dientes de ajo muy picados.
- 125 gr. de guisantes hervidos, yo los puse de lata.
- Una cucharada de salsa de soja clara, yo no la puse, sólo la tengo oscura.
- Una pizca de sal.
- Cebolleta cortada en tiras finas para adornar.


LO HACEMOS:

Cocemos el arroz en agua hirviendo unos doce minutos, debe quedar blando pero no cocido. Lo escurrimos y pasamos por un chorro de agua fría.

Ponemos a calentar en un cazo agua, añadimos los huevos y los cuajamos sin dejar de moverlos hasta que estén casi hechos. Sacamos del cazo y escurrimos.

Salteamos el ajo, la cebolleta y los guisantes en el wok durante un par de minutos.

Incorporamos el arroz al wok y lo mezclamos bien. Añadimos el huevo, la salsa de soja y la sal. Volvemos a mezclar bien.

Servimos adornado con las tiras.

miércoles, 13 de junio de 2012

ALBÓNDIGAS DE CERDO EN SALSA AGRIDULCE



Por fin se va terminando el curso y vuelvo a tener tiempo de sentarme a ver vuestras recetas y, muy importante, a compartir las mías con todos vosotros.

Tras un mes de ausencia intentaré ponerme al día. Tengo muchas ganas de ver nuevas recetas y desconectar de las mates, la lengua y las demás asignaturas. ¡¡¡Quien me iba a decir que, después de tantos años, volvería otra vez a estudiar matemáticas!!!.

La última receta que publiqué fueron las empanadillas de la cena china que había preparado ya hace tanto tiempo, que ni me acuerdo. Hoy nos toca deleitarnos con unas riquísimas albóndigas en salsa agridulce.  No os asustéis por los numerosos ingredientes de la receta, no es nada complicada.

La receta está sacada  de un libro de la editorial Susaeta que se llama Cocina Práctica: cocina asiática.


NECESITAMOS:

Para las albóndigas

- 250 gr. de carne de cerdo picada.
- 2 cucharadas soperas de la parte blanca del puerro picada fina.
- 2 yemas de huevo.
- 1/2 cucharita de sal.
- Pimienta.
- 1 cucharada sopera de aceite de sésamo.
- 1 cucharada sopera colmada de fécula de patata (yo pongo maicena) y una cucharada más para rebozar las albóndigas.

Para la salsa

- 1 dl. de vinagre de arroz o de manzana.
- 100 gr. de azúcar.
- 1 cucharita de sal.
- 1 cucharada sopera de salsa de soja.
- 1 cucharada sopera de sake.
- 4 cucharadas soperas de agua.
- 1 cucharita colmada de fécula (maicena).
- 1/2 pimiento verde.
- 1 cebolla pequeña.
- 1 cucharada de aceite.


LO HACEMOS:
 
Mezclamos los ingredientes de las albóndigas y las damos forma. Las pasamos por la fécula y las freímos en abundante aceite. Sacamos de la sartén y dejamos escurrir en un papel de cocina.
 
Preparamos la salsa picando el pimiento en trozos medianos y la cebolla en trocitos. Una vez picados los salteamos en un poco de aceite. Incorporamos en la sartén todos los ingredientes de la salsa, mezclamos bien y dejamos al fuego hasta que rompa a hervir. Ligamos la salsa con la fécula desleída con agua.
 
Colocamos las albóndigas en una fuente y las cubrimos con la salsa.
 
Podemos acompañar el plato con un arroz blanco.


martes, 8 de mayo de 2012

EMPANADILLAS DE POLLO FRITAS Y AL VAPOR



En casa nos encanta la comida oriental, da lo mismo chino que japonés, y cada poco tiempo el wok sale de su cajón y preparamos algo especial; unas veces es un arroz con lo que haya en la nevera, otras unos fideos de arroz con verduras y pollo, un cerdo agridulce o cualquier otra receta que mis "sufridores gastronómicos" vean en los libros de cocina oriental.

No es la primera vez que publico unas empanadillas, ya lo hice hace mucho, mucho tiempo y de todas las que he preparado son las favoritas de todos, aunque estas que veis en la foto han sido de las que más nos han gustado. ¿De dónde las he sacado? De un librito de la editorial Parragón dedicado a la comida china. Es uno de esos libro que te convencen de la necesidad de comprar un wok. Sólo viendo las fotos ya te entrar unas ganas locas de comer chino.

Las empanadillas se acompañan con salsa de soja o salsa hoisin. Como podeis ver nosotros pusimos las dos.
Las recetas que os ofreceré las próximas semanas son de una cena china que preparé hace unas semanas para los niños y nosotros.

Espero que os gusten.


NECESITAMOS:

Para la masa de las empanadillas:

- 175 gr. de harina.
- Una pizca de sal.
- 3 cucharadas de aceite vegetal.
- 6-8 cucharadas de agua hirviendo.
- Aceite para freir (yo uso de girasol).
- 125 ml de agua.
- Cebolletas y cebollinos cortados para adornar (opcional).
- Salsa de soja o hoisin para servir.

Para el relleno:

- 150 gr. de carne magra de pollo picada muy fina.
- 25 gr. de tallos de bambú de lata escurridos y picados.
- 2 cebolletas finamente picadas.
- 1/2 pimiento rojo pequeño picado muy fino.
- 1/2 cucharita de curry chino en polvo (yo puse el que tenía).
- 1 cucharada de salsa de soja clara.
- 1 cucharada de azúcar lustre.
- 1 cucharada de aceite de sésamo.


LO HACEMOS:

Para preparar la masa de las empanadillas mezclamos la harina con la sal y hacemos con ésta un volcán donde añadiremos el aceite y el agua. Mezclaremos hasta formar una pasta suave. Envolver la masa en un papel de film y dejar reposar media hora.

Para el relleno: mezclamos todos los ingredientes.

Para preparar las empanadillas: tomamos una porción de masa y la estiramos con el rodillo formando un círculo de unos diez centímetros de diámetro y lo rellenamos con una cucharada del relleno; doblamos la pasta sobre el relleno para formar la empanadilla y sellamos los bordes con los dedos.

Cuando tengamos todas las empanadillas preparadas las freímos hasta que estén crujientes y doradas. Una vez fritas las volvemos a poner en la sartén, esta vez sin aceite, las cubrimos con los 125 ml de agua y las cocemos al vapor durante cinco minutos o hasta que estén totalmente cocidas.

Servir calientes con las salsa y si hemos optado por él, el adorno de cebollino y cebolleta.

viernes, 27 de abril de 2012

ENSALADA DE NARANJA Y FRUTOS SECOS



Esta deliciosa ensalada es otra de las recetas que vino en la maleta de mis vacaciones de Semana Santa. Me contaba Belén que es su cena de muchos días, y lo cierto es que no me extraña por que una vez que la pruebas repetirías todos los días.

Sencillez y una combinación extraordinaria de sabores definen esta ensalada; las pasas, yo las puse de moscatel aunque tuve que sacarle las pepitas, le dan un sabor a miel que combina perfectamente con la acidez de la naranja. Los frutos secos completan un conjunto al que redondea el sabor del queso azul.


NECESITAMOS (por comensal):

- Naranja y media partida en dados.
- Un puñado de avellanas.
- Tres nueces peladas.
- Seis pasas de moscatel sin pepitas.
- Queso azul al gusto en trozos pequeños.
- Aceite de oliva.
- Vinagre de módena.

LO HACEMOS:

Colocamos la naranja, las avellanas, las nueces, las pasas y el queso azul en un plato, aliñamos al gusto con el aceite y el vinagre, y lista...ya podemos sentarnos a la mesa.

Cuando hayáis terminado probad el aliño que queda en el plato, es delicioso.

¿Os apetece?.....

jueves, 19 de abril de 2012

ACEITUNAS ABRIGADAS



Esta Semana Santa estuvimos en Salamanca a ver a la familia y siempre me traigo alguna receta nueva. Esta vez, Belén preguntó a una compañera por algo especial y le dijo que estas aceitunas estaban estupendas.

Si, lo que estáis viendo son aceitunas, eso sí, bien abrigadas que con el rigor del clima castellano...

El abrigo consiste en una pasta que rodea las aceitunas y después en rebozarlas con un fruto seco. Nosotras hicimos una parte con pistachos (las verdes) y otra con avellanas (las blancas) y estaban riquísimas.

Belén puso aceitunas rellenas de anchoa, pero si queréis suavizar el sabor podéis usar unas deshuesadas.


NECESITAMOS:

- 50 gr. de pistachos pelados o el fruto seco que más nos guste, molido.
- 100 gr. de harina.
- 75 gr. de queso rallado.
- 60 gr. de mantequilla.
- 1 cucharita de sal.
- 1/2 cucharita de pimienta molida.
- Aceitunas, bien rellenas o sin hueso.
- 1 huevo batido.


LO HACEMOS:

Precalentamos el horno a 180 º.

Si no hemos comprado el fruto seco molido, lo hacemos en casa con un molinillo de café.

En un cazo ponemos la mantequilla, el queso, la harina, la sal y la pimienta, calentamos y hacemos con ello una masa homogénea. La dejamos enfriar.

Cubrimos las aceitunas con la masa, las pasamos por el huevo y después las rebozamos en el fruto seco elegido. Si vierais que las aceitunas resbalan y os es difícil rebozarlas metedlas unos minutos en la nevera para que la pasta que las recubre se endurezca un poco y sean más fáciles de manipular.

Hornear durante diez minutos.

miércoles, 11 de abril de 2012

BOCADITOS ESCANDINAVOS



Por fín el ordenador libre. ¿Tenéis hijos  preadolescentes? Yo sí, dos y adoran el ordenador; es dificilísimo encontrar un momento en el que no estén pegados a él o pensando en ello. Las cosas no iban mal hasta que hace un par de meses mi marido, con gran amor de padre, le abrió una cuenta en tuenti a la niña, y allá que llegaron los dolores de cabeza perpetuos. No piensa más que en ello; come, al tuenti, hace los deberes, al tuenti, estudia, al tuenti, creo que hasta sueña con ello... ;)  y yo aquí esperando pacientemente a que el uno con los juegos y la otra con el tuenti dejen un agujerín que pueda aprovechar para colarme. La única ventaja es que me dejan la silla caliente.

Estos bocaditos fueron la entrada de la cena finlandesa de la receta anterior. Son unas croquetas de patata y bacalao acompañadas con cebolla frita y una salsa de tomate que hace que su sabor cambie radicalmente. Si los preparáis y tenéis la curiosidad de probarlos con y sin tomate ya me contaréis. La receta está sacada de un libro de cocina escandinava de la editorial Susaeta, La cocina alrededor del mundo.
 
NECESITAMOS (son las cantidades que usé para cuatro):
 
Para los bocaditos
 
- 600 gr. de bacalao desalado, cocido y sin espinas.
- 350-400 gr. de patatas peladas.
- 2 huevos y una yema.
- 80 gr. de mantequilla.
- Sal, pimienta y nuez moscada.
- Harina, un huevo batido y pan rallado para rebozar.
- Aceite.
- Perejil picado.


 Para el tomate

- 2 cucharadas de aceite.
- 50 gr. de cebolla.
- 50 gr. de zanahoria.
- 30 gr. de mantequilla.
- 1 cucharada sopera de concentrado de tomate.
- 30 gr. de harina.
- 400 gr. de tomate triturado.
- 2 dientes de ajo.
-  1/2 vaso de agua o caldo.
- Laurel, tomillo y perejil.


LO HACEMOS:

Cocemos las patatas en agua con sal. Las escurrimos y las pasamos por el pasapuré. Añadimos al puré los huevos, la mantequilla, el perejil, la pimienta y la nuez moscada.

Mezclamos el bacalao y el puré resultante y formamos las croquetas.

Calentamos el aceite y pasamos nuestras croquetas por harina, huevo y pan rallado. Freímos y servimos calientes acompañadas con cebolla frita y salsa de tomate.

La salsa de tomate:

Doramos en el aceite la cebolla y la zanahoria partida en dados pequeños. Una vez doradas ligamos la salsa con un poco de harina. Añadimos el tomate triturado y el concentrado e incorporamos medio vaso de agua o caldo.

Añadimos el ajo prensado, el tomillo, el laurel, el perejil y la sal.

Cocemos a fuego lento durante cuarenta y cinco minutos aproximadamente.

Retiramos el ajo, el tomillo, el laurel y el perejil y pasamos el tomate por la batidora y el tamiz. Rectificamos de sal y pimienta y lo servimos junto a los bocaditos.



martes, 27 de marzo de 2012

HAKKEBOF




Desde hace catorce años las noches de los sábados en mi casa son especiales. Os preguntaréis por qué. Hace catorce años que nació Rodrigo y como vivíamos lejos de abuelos a quienes dejar el niño alguna vez para darnos un respiro decidimos hacerlo en casa.
A pesar de que ya hace casi ocho años que volvimos a casa y contamos con abuelos, el sábado sigue siendo nuestro día y yo preparo platos que mi marido ve en los libros de cocina. La única condición es que los ingredientes se puedan encontrar.

El hakkebof pertenece a la cocina escandinava, así que a la "o" hay que ponerle la línea que la cruza y que el ordenador no tiene.

La cocina escandinava es muy diferente a la mediterránea ya que está condicionada por el clima y la geografía del lugar. Si bien, en ella prima el pescado de excelente calidad, las horas de sol son escasas y los productos agrícolas se reducen a las hortalizas de invierno como la patata, la zanahoria, la coliflor y el brécol. Además la carne de reno es imprescindible en la cocina escandinava, junto a los panes, los productos lácteos, los frutos silvestres y los postres.

En el menú escandinavo destacan los platos de la cultura lapona, en el norte de Noruega, Suecia y Finlandia se prepara, sobre todo, el reno guisado con puré de patatas; en Finlandia hallamos algunas recetas de origen ruso y en Dinamarca quien marca la pauta es la cocina germana.

Los ingredientes del hakkebof son fáciles de conseguir: patatas, carne picada, nata...todos salvo la salsa kulor (con la "o" también atravesada) que le da color oscuro a la carne, yo no la encontré y el plato tiene la salsa blanca, pero aún así estaba riquísimo.

¿Estáis pensando que no conocéis nada de la gastronomía escandinava? Por supuesto que sí, esas galletas de mantequilla tan deliciosas, que se deshacen en la boca y de las que no podemos comer sólo una y al final acabamos con la caja.

La receta de hoy es del libro dedicado a Escandinavia (nº 30) de la colección cocinas del mundo que publicó el periódico El Mundo.


NECESITAMOS (para cuatro personas de buen diente):

- 800 gr. de carne picada de ternera.
- 4 cebollas.
- 12 patatas.
- 50 gr de remolacha (yo la usé de frasco).
- Lechuga.
- 250 ml. de nata.
- Margarina.
- Salsa kulor, aunque no es indispensable.
- Sal.
- Pimienta.


LO HACEMOS:

Hervimos las patas con su piel. Las dejamos templar las pelamos y las reservamos.

Cortamos la cebolla en rodajas y la reservamos.

Salamos la carne y preparamos los bistecs con cien gramos de carne y les damos forma redondeada y aplanada. Los freímos en la sartén durante unos minutos por cada lado.

En la sartén donde hemos preparado la carne, con un poco de margarina, pochamos la cebolla. Cuando ésta esté lista la reservamos y en la misma sartén preparamos con la nata una salsa que dejaremos reducir hasta que espese y a la que le añadiremos la salsa kulor, sal y pimienta al gusto.

Para montar el plato pondremos el bistec cubierto por la cebolla y la salsa y como acompañamiento las patatas y la lechuga. La remolacha se sirve aparte, pero a mí me parecía que le daba color al plato.


martes, 20 de marzo de 2012

ENSALADA DE POLLO Y SETAS








El otro día os comentaba que no tengo tiempo para hacer todo lo que me gustaría, y aquí tenéis un ejemplo. Hace más de quince días conocí a Emma de Una terapia muy dulce, ya que casualidades de las casualidades, su pequeño minichef, Hector, va al mismo colegio que mi hija pequeña y un lunes por la tarde, el día que estoy en el AMPA, se acercó a conocerme. Me hizo mucha ilusión, algunos ya sabéis lo que es conocer a alguien con quien sólo tienes relación virtual. Además me trajo un regalo hecho por ella: este preciosísimo huevo frito que veis en la foto y que viaja en esta chaqueta desde aquel día.

Un beso muy fuerte Emma.

 



La receta de hoy es un clásico en mi casa, pertenece a esas ensaladas que sirven como plato único y ya no cocinas más. La saqué de una revista dedicada a ensaladas ligeras que compró mi marido hace ya años y que tengo desgastada por el uso.

Se trata de una ensalada que lleva soja; ésta y sus derivados nos ayudan a prevenir la osteoporosis y a controlar el colesterol. El resto de la ensalada, sanísimo, pollo y setas a la plancha.


NECESITAMOS (para cuatro personas):

- 2 pechugas de pollo sin piel.
- 250 gr. de brotes de soja.
- 100 gr. de setas (yo pongo la bandeja de 250 gr.)
- 1 manojo de perejil (yo lo pongo seco).
- 2 dientes de ajo.
- 3 cucharadas de salsa de soja.
- 2 cucharadas de vinagre de jerez.
- 4 cucharadas de aceite.
- Sal y pimienta recien molida.

LO HACEMOS:

Pintamos con un poco de aceite una plancha y hacemos sobre ella las pechugas; salpimentamos y dejamos enfriar.

Lavamos los brotes de soja y los dejamos escurrir en un colador.

Preparamos las setas en tiras y las hacemos en la plancha.

En un cuenco amplio ponemos las setas, la soja, el ajo pelado y machacado y el pollo cortado en tiras finas.

Se prepara el aliño mezclando la salsa de soja, el vinagre, el aceite, la sal y la pimienta; lo emulsionamos y lo vertemos sobre la ensalada. Mezclamos bien.

Por último añadimos el perejil muy picado y servimos.

jueves, 8 de marzo de 2012

PECHUGAS DE POLLO RELLENAS DE QUESO.





Llevo una temporada en la que el tiempo no me cunde, por más que intento estirarlo siempre me falta. Creo que se trata de un mal del "mundo moderno", algo así como stress o  el "llego tarde" del conejo de Alicia; ¿recordáis que llevaba un reloj en la mano e iba todo acelerado?.

Lo cierto, es que no veo el momento en que a los niños les den las vacaciones de Semana Santa y dejar durante unos días las ecuaciones de segundo grado, los sistemas de ecuaciones y esos temas de conocimiento del medio que a veces, y que no se enteren nuestros hijos, son tan áridos.

Esta receta lleva mucho tiempo esperando para ser publicada, principalmente por la foto, que no os percibir lo delicioso de este pollo, pero por más que la he repetido en otras ocasiones no hay forma de retratarla más sabrosa.

La receta la aprendí en Pamplona de una compañero de trabajo de mi marido y desde entonces, catorce años, la hemos comido en numerosas ocasiones y aún nos sigue pareciendo deliciosa. No se necesita más que un buen queso azul, unas patatas, champiñones, nata y pechugas de pollo, vamos todo sencillito de encontrar. Un consejo con el queso, yo utilicé en una ocasión un roquefort y quedó excesivamente fuerte, nos costó mucho comerlo ya que el resto de los sabores quedaban anulados por el predominio del queso.


NECESITAMOS (para dos personas):

- Una pechuga de pollo por comensal.
- 300gr. de champiñones laminados.
- 200ml de nata para cocinar.
- Queso azul (de sabor suave, yo uso el Cantorel) suficiente para rellenar las pechugas y hacer una salsa de queso.
- Tres patatas medianas para freir.
- Un huevo.
- Pan rallado.
- Aceite.
- Sal.


LO HACEMOS:

Rellenamos las pechugas con el queso y las empanamos; las reservamos sobre un papel absorbente.

Pelamos, picamos las patatas y las freímos en el mismo aceite en el que hemos empanado las pechugas.

Mientras se van friendo las patatas, en una cazuela donde nos quepan las pechugas, hacemos con un poco de aceite los champiñones. Cuando éstos estén en su punto les añadimos la nata y el queso y preparamos la salsa, que tiene que espesar un poco.

Cuando la salsa esté lista añadimos las pechugas y las dejamos que se impregnen durante unos minutos con la salsa.

Para entonces ya tendremos fritas las patatas que añadiremos a la cazuela, damos una vuelta a todo el conjunto, que coja bien los diferentes sabores y listo.

Lo mejor del plato es comerse las patatas y los champiñones con la salsa y está muchísimo más rico si se deja reposar de un día para otro. Si hacéis esto último tendréis que calentar el plato en el microondas para que no se pegue la salsa y se nos queme.


martes, 28 de febrero de 2012

LA MENESTRA DE MI BISABUELA



Los que venís con asiduidad a esta cocina sabéis que hace un año, los Reyes Magos, me hicieron un regalo muy especial: el recetario de mi bisabuela lleno de platos muy ricos.

Algunos de estos platos los prepara mi madre desde hace años y forman parte de mis recuerdos de infancia, pero ninguno es tan especial como esta menestra. Si, ya se que estáis pensando que era una niña rara, me gustaba la menestra, pero esta es especial, lleva jamón y esas coles de Bruselas que tantísimo me agradan.

Como podéis ver en la foto es una menestra caldosa y es una delicia encontrarte cuando hace frío este plato humeante en la mesa y empezar a coger con la cuchara el caldo de los bordes del plato, soplarlo y meterlo en la boca con su sabor suave y delicado.

Como ya os comenté en su momento el libro no da cantidades para los platos salados, así que hay que calcular según lo que comen nuestras familias.


NECESITAMOS (para cuatro personas):

- Jamón serrano en trocitos o tacos.
- Un puñado de judías verdes troceadas.
- Una docena de coles de Bruselas.
- Tres zanahorias partidas en cubos.
- Guisantes, si son naturales mejor, sino una lata.
- Coliflor.
- Tres patatas medianas en cubos.
- Alcachofas.
- Aceite.
- Sal.


LO HACEMOS:

Limpiamos las alcachofas y las reservamos en agua con un chorrito de zumo de limón, para que no se oxiden.

Limpiamos las coles y las reservamos.

Partimos la coliflor en ramos.

En una cazuela ponemos un chorro de aceite generoso y en él rehogamos el jamón.

Cuando el jamón comience a coger color añadimos las verduras y las rehogamos para que tomen el gusto del jamón.

Añadimos agua hasta que casi cubra las verduras y dejamos cocer a fuego medio.

Cuando la patata y la zanahoria estén cocidas dejamos como una media hora más al fuego, que el caldo reduzca y se concentre,  nuestra menestra está en su punto.

¡¡¡Qué os aproveche!!!